Cómo hacer sillas recicladas

¿Ya has puesto en práctica los consejos sobre el traslado reciclado que te dimos? Esperamos que sí. Hoy continuamos con el tema del reciclaje. El pasado fin de semana Dan y yo nos dedicamos a hacer sillas recicladas y queremos compartir contigo el proceso. Nos dio muy buenos resultados.

Bricolaje sostenible

La idea surgió cuando estaba navegando por Internet. Buscaba algún proyecto de bricolaje fácil para hacer mi fin de semana más productivo. En esta web de compraventa vi que vendían muebles reciclados, entre los que abundaban las sillas. Por las fotos no parecía muy difícil de hacerlas en casa. Decidí, pues, convertir un par de sillas viejas y medio rotas que tenía amontonadas en el garaje y restaurarlas de tal forma que pegaran en el jardín.

En la misma página web, además de las sillas (http://www.venta.com.ar/sillas-recicladas) vi también cajoneras (http://www.venta.com.ar/cajonera-reciclada), pero pensé que para ser la primera vez era mejor empezar con las sillas, a parte que no tenía ninguna cajonera a restaurar. En realidad, cualquier mueble puede ser transformado dependiendo de tus necesidades.

Foto de Pinterest
Foto de Pinterest

Paso a paso

Lo primero que hice fue habilitar una zona del garaje para trabajar, cubrí el suelo para que no se manchara de pintura y me puse ropa vieja. Luego, saqué todo los materiales y herramientas que iba a necesitar: pintura, papel de lija, barniz, pinceles, etc. Ya con la primera silla entre manos, le saqué el viejo tapizado y me quedé con la estructura sola. Lijé la madera, la pinté (en este caso, elegí un tono verde claro) y una vez seca, la barnicé. A partir de ahí pensé qué podía sustituir el tapizado y buscando encontré un trozo de esparto, que era lo suficientemente fuerte como para hacer de asiento. Lo fijé con unos cuantos clavos y ¡listo!

Con la segunda silla decidí reutilizar unas cuerdas gruesas que no usaba para crear un asiento firme pero que daba a la pieza un aire aun más vintage que la primera silla. De hecho, van a ser sillas más decorativas que funcionales, así pues no es muy grave si no resulta perfectamente ergonómica.

Foto de Pinterest
Foto de Pinterest

Sillas con una nueva vida

Una vez hechas, las coloqué en el rincón de jardín que tenía pensado y las acabé de decorar incorporándolas al espacio de modo que acomodaran algunas macetas. Fue una muy buena idea para pasar el fin de semana entretenida, para limpiar un poco el garaje y dar una nueva vida a un objeto viejo.

Si no tienes ni el tiempo ni la paciencia, te recomiendo usar los enlaces anteriores para comprarlas. Si buscas otro estilo, como sillas de piel, puedes inspirarte en estas sillas de piel reciclada o comprarlas ahí directamente. Se trata de otro estilo, más minimalista pero igualmente sostenible.

No quiero acabar sin agradecer vuestros comentarios. Nos enorgullece mucho que os gusten los posts y que encontréis útiles las ideas que os damos para una vida más sostenible. No dudéis en proponernos temas para nuestras próximas publicaciones. Y si tenéis dudas específicas, recordad que estamos a vuestra disposición para asesoraros. Hasta pronto.